lunes, 29 de octubre de 2012

TORO HERIDO

 El domingo por la tarde-noche, el conjunto de Nueva Chicago visitó a su par de Olimpo de Bahía Blanca, en dicha ciudad. El local se encontraba urgido de una victoria, para que Gimnasia y Esgrima de La Plata, no se le escape de la punta, mientras que Chicago, llegaba más tranquilo, más confiado por la victoria ante Instituto, pero con la necesidad de sumar sí, o sí, uno o tres puntos, para empezar a escaparle a la zona caliente del descenso, que por el momento, en estas 12 fechas, el verdinegro nunca pudo evadir.
En el primer tiempo, todo fue parejo, Olimpo intentaba jugar al ras del suelo, y así complicar a la jóven defensa de Chicago, que hasta ese entonces, no tuvo ningún tipo de fisura. Por el otro lado se encontraba el verdinegro, que con destellos de Christian Gómez y dos zapatazos de Julio Serrano pudo haberse ido al descanso en ventaja, pero la mala fortuna impidió que el resultado refleje lo acontecido en la cancha, ya que los dirigidos por Mario Franceschini fueron un poquito más que su rival, con buen juego y sobre todo con gran presión desde el fondo rival, con un Damián Lemos, imparable.
Ya en el complemento, Olimpo no tenía opción, debía arroyar al conjunto visitante si quería cumplir su objetivo, y así fue. El aurinegro jugó un buen segundo tiempo y también supo aprovechar los errores que generó el rival, para ponerse en ventaja en dos ocaciones. La primera estuvo en manos de Gil, que aprovechó una desatención defensiva y no perdonó, 1 a 0 el local. A la cancha Ábalos, que en la primera que toca, o intenta hacerlo, le hacen un enorme penal, que Gomito, por tercer partido consecutivo, cambia por gol, para empatar y hacer delirar a esas dos mil almas que viajaron más de 700km para ver a su club.
A los pocos minutos el encuentro debió ser demorado, porque en la tribuna de Chicago comenzaron con un show de bengalas que no está permitido en las canchas de fútbol, pero que sin dudas le pusieron color, brillo y alegría a esta tarde-noche en el Carminatti. Una verdadera fiesta, a manos de la gente más pasional del fútbol argentino, ¿O me van a decir que algún equipo que esté último en la tabla y promedios llevaría semejante caudal de gente? No lo creemos…
Desde cualquier lugar del país, junto a Chicago
Pero, en un momento el partido continuó y semejante festín pareció distraer a los nuestros, porque a partir de ese momento, todo fue de los locales, que de tanto insistir tuvieron su premio, centro al corazón del área, mal rechazo de Da Silva, y Bou solito por la banda derecha, remata para poner nuevamente en ventaja a este buen equipo.
Desde ese momento todo fue nerviosismo en la visita, Caballero y Petrovelli no pudieron revertir la situación, pelotazo desde el fondo para Becerra y ahí “se veía que pasaba”, lamentablemente nunca pasó nada, y Chicago se fue con las manos vacías una vez más.
Ahora se vendrá Atlético de Tucumán, este domingo, por el momento 15.30hs… VAMOS CHICAGO!! En las malas mucho más…