viernes, 6 de noviembre de 2015

41 AÑOS DE MAGIA


Un 7 de noviembre, pero de 1974, nacía en la Provincia de Buenos Aires, Christian Gustavo Gómez, un joven entusiasta, melenudo, que con el correr del tiempo, se convirtió en un emblema de Nueva Chicago. Admirado por propios y ajenos hoy, en su cumpleaños número 41, le rendimos homenaje a un tipo que aún sigue vigente y con la misma garra de cuando debutó. Es el jugador más longevo de Primera División en la actualidad y sueña con seguir siéndolo.
Quienes peinan canas podrán hablar de figuras admirables como “Titi” Loyarte, Daquarti, “Pilo” Calandria y muchos más, pero sin dudas “Gomito”, es el emblema futbolístico contemporáneo más importante de Chicago. El “pibe” que debutó en 1992 ante Central Córdoba lleva en su espalda una extensa carrera de 23 años como profesional y  que lo convirtió en el jugador con más presencias en nuestra institución poseyendo nada más y nada menos que 354 partidos. “No me imaginé estar jugando a los 41. Tuve el sueño de jugar en Primera Dvisión con Chicago y es por eso que uno dejó cosas de lado en Estados Unidos y priorizó venir para dar una mano desde mi lugar. Cuando me fui en el 2002 dije que iba a volver y, pese a que tenía ofertas para seguir allá, decidimos junto a mi familia, que no estaba muy convencida, pegar la vuelta” confesó el anfitrión de este día.
Día clave para el retorno del 10
 Del amor al odio, solo existe un paso, es por eso que volver a un club que ya te quiere e idolatra no es una decisión fácil de tomar, “estoy muy contento con mi regreso. Los hinchas tuvieron un poco que ver en esto, sobre todo cuando una vez que llegué a Buenos Aires y estaban en el Aeropuerto esperándome. Ese fue el empujón que faltaba”, se sinceró el majestuoso 10 que además agregó, “capaz que encontraba hinchas en la calle que me preguntaban cuando iba a volver, o por ejemplo cruzábamos el peaje y me saludaban y pedían que vuelva. Mis hijos eso no lo habían vivido porque eran muy chicos y bueno, uno desde su lado tiene que poner un poco y la verdad que no me arrepiento para nada de volver, estoy feliz de estar en el país, en mi club. Yo siempre digo que acá, Chicago, es como mi casa”.
El 2015 arrancaba de manera eufórica para los hinchas del Torito. Es que en un abrir y cerrar de ojos se pasó de la B Metropolitana a la Primera con el gusto de seguir disfrutando la magia de quién hoy cumple años, pero el 7 de febrero, en un amistoso ante Godoy Cruz, el experimentado jugador sufre la peor lesión que puede tocarle a un futbolista de sus características, rotura de ligamentos cruzados. El balde de agua fría se hizo sentir tanto dentro como fuera del club, “los primeros dos meses fueron difíciles, no podes hacer nada, estás adentro, realizas trabajos densos y una vez que comenzas el tercero, vas cambiando ya que empezas a salir al campo de juego, a vestirte con la ropa de entrenamiento y esas cosas. Me tocó lo peor que te puede tocar en tema lesiones, pero no reniego con eso, ya pasó. Fue en un momento que estábamos felices por volver a Primera pero bueno, me propuse volver y de la mejor manera”, comentó el capitán del verdinegro que cumplió con lo prometido ya que el 26 de septiembre, tras extensos días de trabajo, volvió a encontrarse con sus primeros amores, la pelota y la gente que dejó sus palmas rojas de tanto aplaudir su retorno.
El momento del regreso ante Aldosivi por la fecha 26
Justamente desde ese partido ante el Tiburón de Mar Del Plata, los dirigidos por Forestello hilvanaron una racha positiva de cuatro triunfos consecutivos que le permiten soñar con un desempate si es que este lunes, vencen a Quilmes en Mataderos, “estamos bien de la cabeza. Tal vez nos quedamos cortos y si hubiésemos rasguñado un par de puntitos más las cosas serían diferentes. Pero hoy Chicago esta muy bien, va al frente en todo momento, va a buscar a los rivales, porque sinceramente no nos queda otra. Nosotros siempre decimos que le tenemos que meter presión al resto. Estoy seguro de que la vamos a pelear hasta el final” se sinceró.
Pase lo que pase se viene, en la categoría que le toque estar al conjunto de Mataderos, un Torneo de seis meses en dónde los hinchas se preguntan si seguirá la magia encendida para provocar esa caricia al alma cada vez que su pié se conecta con la pelota para un pase en profundidad o para zambullirse dentro del arco… la respuesta del entrevistado, fue la siguiente: “Todavía no hay nada pensado. Me tengo que poner mejor de la pierna, agarrar más ritmo de fútbol. Esto me lo va a dar los minutos de fútbol que dispute. El jugar te hace ir solo. Vamos a esperar y cuando llegue fin de año vamos a tomar una decisión.”
La gente se expresa mediante las
banderas
Ya son las 12 y es horario para soplar las 41 velitas de la torta, por ende, es momento de pedir los tan ansiados deseos, “mis tres deseos se resumen en uno, quedarnos en Primera División”.
Y si D10S lo dice, porque no ilusionarse con que se cumpla. Los más sabios dicen que nada es fácil en esta vida y vaya si Chicago lo sabrá… ¡FELIZ CUMPLE ÍDOLO!