lunes, 15 de agosto de 2011

Fecha nº2 vs Lamadrid

Gran victoria de Chicago


Bajo los silbidos de la gente de General Lamadrid, el equipo de Nueva Chicago,se asoma por el túnel ... sin ninguna sorpresa en el 11 titular. Al término del saludo entre ambos equipos, los jugadores se colocan en sus respectivos puestos, el carcelero del lado izquierdo y el torito del derecho.
Del sector del local Viqueira comienza a rezar mientras que en la visita repetía el rito Damián Lemos. Parece que “el de arriba” escuchó, al comienzo, el pedido del “10” de Lama ya que la primer jugada de riesgo es para ellos, tras una jugada desafortunada de Ariel Coronel que se resbala y es aprovechada por el jugador contrario que tira un remate cruzado que se va cerca del palo. El verde césped del campo de juego, estaba en perfectas condiciones pero en algunos momentos parecía una pista de patín, la cual perjudicaba a ambos equipos... ya que a los 18 minutos Leandro Testa no llega ,a un mal pase de Matías Escudero,  y la figura del blanquiazul, Viqueira, se resbala y no logra ejecutar hacia el arco de Agustín Gómez.
Los errores defensivos eran notorios y por eso Mario Finarolli decidió colocar a Testa por la derecha (estaba como central), a Coronel en el medio (estaba en el lado derecho) y Escudero del lado izquiero. Pero las desatenciones seguían y a los 25 minutos apostó por retrazar a Lucas Banegas y así formar una línea de cuatro y en el medio con Lemos de cinco, Damián Castagno pasó a la banda izquierda y Roberto Bochi a la derecha.
Recién en ese momento el verde y negro comenzó a tener más la pelota y a tener algunas ocaciones de go,l como a los 34 minutos luego de un centro de Banegas, Ezequiel Petrovelli logra conectar un potente cabezazo que pasa cerca. El equipo comenzaba a crecer y a los 39 minutos luego de una contra mal aprovechada Testa logra cerrar a Leo Ramos que se iba derecho para el gol. El primer tiempo llegaba a su fin y gracias a una tapada de Agustin a los 44 minutos el resultado terminó en 0 para los dos.
El partido tenía un amplio dominador y era el carcelero, es más en la platea un mal hablado de ellos llegó a decir “estos de Chicago al final son unos muertos”... pero que peor que dar por vencido al torito, cuando aun no esta muerto…
A las 16:37 comienza el segundo tiempo y todo parecía seguir como antes, ya que al minuto Gomez le tapa un remate a Leo Ramos fenomenal.
Rápidamente el equipo sale jugando y luego de un remate de Petrovelli a los dos minutos, el arquero da rebote y ahí estaba Leandro Testa para abrir el marcador y asi, abrir los espacios de la defensa rival ya que fueron en busca del partido y esa fue la clave del resultado tan abultado. Pasados los 10 minutos del encuentro Julio Serrano se para en medio de la cancha, ve a Castagno que desborda por su banda y le ejecuta una exquisita asistencia que luego termina en un desborde del “8”, con un pase atrás para que Ezequiel Petrovelli marque el segundo para Chicago y el primero de su cuenta personal.
A partir de ese momento el partido paso a ser totalmente para Chicago y el conjunto de Devoto se la jugó y dejó una linea de tres en el fondo que no dio abasto con el juego propuesto por el equipo de Finarolli... tal es así, que a los 23 minutos, Bochi desborda por derecha tira el centro y otra vez estaba “Petro” para marcar su segundo gol y el tercero de Chicago. Impensado para el amigo de la platea y para todos los que habían asistido al estadio de Barracas Central, pero no tan impensado como lo que iba suceder a los 25 minutos luego de otra asistencia de “Julito” para el “Turco” Castagno que no la dio por perdida y fue, le ganó al arquero y logró convertir con el arco solo.
Ya con el resultado demasiado definido, comenzaron las variantes en el torito. A los 26 ingresó Leo Carboni por Cristian Alfaro, a los 31 el “pájaro” Vinaccia por Julio Serrano y por último a los 34min. Jonhy Enriquez por el goleador del partido, Petrovelli.
Pitazo final y el equipo de Mataderos se lleva una victoria que al comienzo parecía lejana, pero gracias a las rápidas anotaciones el equipo se sacó una pesada mochila y logró tener bajo control el partido.