jueves, 8 de diciembre de 2011

Fecha nº20 vs Morón

UN TORAZO APLASTO A UN GALLITO

Nueva Chicago fue superior a Deportivo Morón y le ganó dos a cero con goles de dos ídolos de la institución, Christian Gómez y Julio Serrano. De esta manera el torito escaló a la quinta posición y se encuentra a 7 puntos de los líderes Brown(A), Estudiantes y Sarmiento de Junín.
La previa del partido ya hacia pensar que este encuentro era muy importante para la gente y para los jugadores que cuando salieron al campo vieron como en las tres populares se desataba una fiesta que hacía mucho no se veía.
Tanto aliento pareció inhibir a un Morón que no puede salir del fondo de la tabla y que vino a Mataderos con intenciones de llevarse un hermoso punto para el oeste. Pero esto no sucedió porque Chicago salió decido a ganarlo, y más cuando encontró el “hueco” por la banda izquierda, lugar donde Juan Vinaccia, Lucas Banegas, Christian Gómez y cualquier jugador verdinegro que transitara por ese sector, no tendría problemas en pisar el área de Migliardi. Y así fue como llegó el gol, jugada por la derecha con Adrián Scifo y Emiliano Lago que tira un centro para que “Gomito” de palomita, le gane sin ningún inconveniente al defensa rojiblanco, abra el marcador y desate la locura en las cuatro tribunas.
De ahí en más todo fue de Chicago, el equipo de Salvador Daniele seguía regalando espacios pero el de Mario Franceschini no supo concretar la enorme cantidad de situaciones que tuvo.
El entretiempo pareció haber despertado a los muchachos de la zona Oeste y fueron en busca del gol, tomaron posesión del balón y a fuerzas de pelotazos intentaban llegar al área y que algún error defensivo o del arquero provocara su empate, Pero la táctica salió mal porque la defensa esta cada vez más sólida pese a las bajas (recordemos que Matías Escudero y Juan Barreña están lesionados) y Jorge Rodrigo Drago esta teniendo actuaciones excelentes y tiene lo que debe poseer un arquero de esta categoría, salida para cortar centros. Algo fundamental para contrarrestar  los centros desesperados de Morón que nunca lastimaron.
El arbitro jugo su partido, sobre todo cuando convalida el gol de Adrián Scifo, pero de repente acusa un supuesto “off-side” y anula el gol, provocando la calentura de los jugadores de Chicago y la amarilla para Julio Serrano.
Pero pese a esto, llegaba el minuto 90 y la fiesta ya era inmensa, aunque aún faltaba algo, la frutillita del postre, una falta en el borde del área que Julio Serrano, que había intentado miles de veces rematar al arco, se encarga de ejecutarlo. El 11 parado frente al balón no dudo ni un segundo en tirar al arco, y como si le hubiese pegado con un guante la embocó en el ángulo del arquero del gallo que sólo alcanzó ser un espectador de lujo para semejante gol.
El tiempo se agotó y Gastón Meineri, de mal arbitraje, finalizó el encuentro. Nueva Chicago a costa de sus ídolos le ganó a Morón y sigue escalando posiciones.