lunes, 12 de marzo de 2012

CHICAGO NO LUCIO... PERO GANO

Nueva Chicago enfrentó esta tarde a un Flandria que viene complicado con el promedio y, al jugar de local, salió con todo en los primeros minutos para tratar de conseguir los ansiados tres puntos en disputa.
El canario dominó en el primer tiempo y ya a los cinco minutos, había contado con dos situaciones claras de gol, muy similares ya que ambas fueron remates desde afuera del área, uno paso cerca del palo y el otro pego en el travesaño, aunque el torito no tardó en responder ya que a los 10 minutos Carboni tuvo a su disposición una buena chance de gol que no pudo ser concretada por el tanque.
Las malas noticias seguían cayendo para el visitante, a los 13 minutos el colombiano Ramirez siente un pinchazo y debe abandonar la cancha, en su lugar ingresó Lucas Banegas que tuvo un partido más que aceptable a la hora del ataque, con velocidad y bastante llegada, pero a la hora de la defensa, el sector derecho del equipo local estaba en “sus” tardes y volvió loco al 13 verdinegro.
El primer tiempo no fue más que eso, un Flandria dominador que aprovechaba el desentendimiento entre Serrano y Gómez para dominar el balón y de esta forma salir al ataque.

Ya en el complemento se pudo ver a un equipo de Chicago más asociado en todas sus líneas, sobre todo entre “Gomito” y Julio que no tuvieron esas tardes de puro lujo que muchas veces no tienen acostumbrados, pero cuando tocaban la pelota ocasionaban una situación de riesgo a favor de su equipo.Y así fue como llegó el primer gol, luego de un pase del “10” entrelineas para Leo Carboni que remata al arco desviado, pero para la suerte del mundo verdinegro, Cristian Alfaro estaba en el área chica para corregir la dirección del balón y estampar el 1 a 0 transitorio.
A partir de ahí el equipo de Mario Franceschini trató de simular la gran actuación que tuvo contra Los Andes, cuidó el resultado dominando el balón a puro toque, jugando con la desesperación del rival que dejaba espacios propinando varias llegadas de riesgo para el visitante que no pudo aprovechar a los 40 minutos cuando el “9” de nuestro club define mal debajo de los tres palos y la envía por encima del travesaño, pero dos minutos después Chicago tendría revancha, un desborde y pase atrás de Carboni hace que Adrián Scifo ingrese por el medio y coloque el 2 a 0 que parecía ser el resultado definitivo, pero no fue así.
A los 93 Pablo Bueno cabecea en el área de Chicago y convierte el descuento que le daba una pequeña esperanza al equipo de Jáuregui (se habían adicionado 5 minutos), pero ya era tarde, porque el árbitro Ramiro López (de pésimo arbitraje, perjudicando al conjunto local) finalizó el encuentro antes de que el conjunto local pateara un tiro libre en donde estaban todos los jugadores dentro del área, sin dudas una vergüenza que esta vez beneficio a nuestra institución…