domingo, 29 de abril de 2012

CHICAGO HIZO VIBRAR MILES DE GARGANTAS


Muchos socios presentes pese al mal clima en Mataderos
En un día nublado y con una lluvia que molestaba más de lo que mojaba, Chicago enfrentó a su par de Temperley en Mataderos por la 38º fecha del Torneo Primera B Metropolitana.
El torito venía de caer ante Almagro y necesitaba la victoria, mientras que el gasolero en la fecha anterior había derrotado a Colegiales y quería seguir de racha para meterse en los puestos de reducido. Con idas y vueltas en la semana, Mario Franceschini decidió volver a su antiguo esquema, el 4-4-1-1, pero esta vez el único delantero que se las tendría que ver ante todos los defensores sería el goleador de nuestra institución Cristian Alfaro.
En la previa el esquema parecía un poco “tibio” teniendo en cuenta que se jugaba de local y había que ganar para no perderle pisada a los de arriba, pero a los tres minutos de arranque todas estas especulaciones quedaban en el olvido ya que el verdinegro contó con dos chances claves para abrir el marcador, la primera fue luego de un córner ejecutado por Christian Gómez que aterriza en el corazón del área, Ariel Coronel la toca, pero Samuel Cáceres no logra llegar con el cabezazo para enviarla dentro del arco, mientras que la segunda comenzó por el sector izquierdo de la mano de Ramirez que tira un centro para que Scifo la baje y Alfaro le pegué de primera, pero el delantero no tuvo eficacia como en otros partidos y esa pelota terminó rebotando en un defensor rival.
El equipo posa para la foto. ¡VAMOS VERDE!
Chicago era más pero de a poco se apagaba, la soledad de Alfaro se pagaba caro a la hora de definir, ya que nunca pudo salir victorioso ante la constante marca de los defensores centrales visitantes. Gomito intentaba por el medio y casi siempre lo lograba con éxito, pese a los manotazos, agarrones o patadas, el 10 salía victorioso y lograba descargar en ambas bandas, tanto para Scifo como para Ramirez, que desbordaban continuamente, pero a la hora de tirar el centro no encontraban a nadie libre para que pueda, cabecear, pegar y/o empujarla.
De esta manera se iba el primer tiempo, con un Chicago que había arrancado para golear y de a poco se desinflaba, por el lado del visitante poco y nada.
Ya metidos en el complemento el marco fue diferente, el celeste aprovechó espacios generados por la desesperación de ir a buscar los tres puntos del local, y se acercó con claras situaciones de gol al arco defendido por Daniel Monllor.
Dos que volvieron al equipo titular
El equipo dirigido por Franceschini no encontraba el rumbo y el encargado de enderezar el barco apostó por ir hacia delante. Fue así como Mario Franceschini sacó a Bochi por Berón, y pocos minutos después ingresó Carboni por Alfaro.
De esta manera el "kuky" pasaba a la banda derecha y Scifo se colocaba de 5 junto a Damián Lemos. Pero estos cambios no parecían ser la solución, el conjunto de zona sur se venía y para colmo Chicago a los 75 se quedaba con 10 por una doble amarilla a Leandro Testa.
Se avecinaba lo peor para el equipo de Mataderos, por eso el DT, decidió jugársela por cuidar el resultado, haciendo ingresar a Vinaccia por C.Gómez.
Doble amarilla y afuera Testa
Pero este cambio terminó dándole la victoria a su conjunto, debido a que al minuto de ingresar, el “pájaro” sale de contra, se la da a Berón que desborda por su sector para enviarle un centro a Carboni que estuvo donde tenía que estar y de esta manera abrió el marcador, Chicago pasaba a ganar un partido complicado y con uno menos, aunque no todo terminaba allí, ya que el toro cacheteó nuevamente al equipo de Cachón Blanco cuando a los 90 minutos de juego nuevamente Carboni, luego de ganarle en velocidad al defensor, define ante el arquero para ampliar la ventaja y desatar la locura de la hinchada verdinegra que de no entender nada con los cambios, pasó a quedarse sin voz de alentar a sus colores.
Los minutos de adición fueron de relleno, el cele nada pudo hacer y el local se quedó con una importante victoria para seguir sumando y descontando puntos (esta fecha Brown quedó libre).
¡VAMOS CHICAGO!