domingo, 27 de mayo de 2012

UN DÍA ESPECIAL

Arguello lo hace y la gente delira
 Hoy, hace algunos años atrás, no era un día normal para los hinchas de Nueva Chicago… ya que casualmente en esta fecha, 27 de mayo, pero en diferentes años, el torito logró salvarse del descenso a la B Metropolitana (año 2000) y ascender a la primera categoría (2006).
Pero primero comenzaremos con lo más añejo, eso que sucedió exactamente hace 12 años. Chicago debía al menos empatar ante Arsenal para safar, ya que Español jugaba ante Morón que había descendido y tenía los tres puntos servidos en bandeja.
Finalmente, tras un extenso sufrimiento (como toda la vida, por algo somos de Chicago), el conjunto verdinegro logró el objetivo y alegro las miles de almas que estaban en la cancha de Lanús… ¿Quién fue el salvador esa tarde? Sin dudas Facundo Arguello, el defensor realizó una corajeada, comenzando con un pase que le dan de taco, realiza una pared para quedar solo ante el arquero del Arse, un tal Limia, y sin ponerse nervioso Facu le dio el empate, la salvación a un equipo que perdía ese partido dos a cero, pero a costa del aliento de su gente unida, de los huevos puestos en la cancha, logró empatarlo dos a dos y conseguir la permanencia…
La otra efeméride ya es un poco más cercana y es recordada por la mayoría de los hinchas de Chicago… Otra vez el fantasma del descenso acechaba a nuestro club, otra vez se comenzaba mal la campaña y parecía que estaba todo destinado, pero otra vez, Chicago realizó lo impensado, lo imposible. Bajo la conducción de Rodolfo Motta, la solidez en el arco de Vega, los buenos defensores que hasta hoy se siguen manteniendo en primera como Nico Sanchez o Sigali, el “pulpo” Pellerano, el buen juego de Carranza, los “huevos” de Zarif y Wernly, más la contundencia de Higuain y Simón, provocaron que el verdinegro no logre su objetivo, sino que lo supere, ya que en una final no apta para cardíacos se logró el ascenso…
El equipo que logró lo imposible
Si fue el 27 de mayo de 2006 cuando Chicago visitó el Chateau Carreras por segunda vez en el año (la primera había sido semanas atrás en dónde logró adjudicarse el campeonato) para enfrentar a Belgrano de Córdoba que necesitaba la victoria ya que en cancha de Ferro el conjunto de Motta había ganado 3 a 1.
El partido parecía “accesible” pero, hermano, cae un poquito, somos Chicago, ¡un club que sufre aunque no lo necesite! Es por eso que esta final será recordada de por vida. Los cordobeses se pusieron arriba 2 a 0, con un penal que le costó la expulsión a Vega.
Con un equipo local impulsado por gran cantidad de gente y un jugador más, era de esperar lo peor, y así fue como comenzó el alargue, otro penal para los celestes que Campodónico transformó en gol, 3 a 0 y partido liquidado, según la mayoría, pero se equivocaron nuevamente, con Wernly y Pellerano casi de delanteros el torito no se dio por vencido y fue el primer nombrado quien enderezó el camino luego de una individual de Carranza por izquierda en donde envió un centro directo a la cabeza del defensor para que éste lo estampe contra la red, 3 a 1 y la vida volvía al cuerpo…
Pero faltaba lo mejor, con más corazón que con otra cosa (las piernas no daban más) el torito fue y tuvo su recompensa, en el segundo tiempo del alargue, Wernly la roba, se la da a Pellerano, éste a Carranza que corre, remata, pega en el palo, pero Simón captura el rebote y si señores, GOL DE CHICAGO, Chicago ERA DE PRIMERA!
Pero para quedarse más tranquilo y enmudecer por completo a los locales, faltaba el de Pellerano… Corrida monumental de Lucas Simón, pase atrás y Pelle convierte el ¡3 a 3! Y Córdoba, la cuna de los éxitos Chicaguenses, fue un delirio verdinegro, el torazo volvía a primera, con huevo y corazón…
El recuerdo se nos hizo un poco extenso, aunque nos parece que nos faltó mucho por recordar… SALUD TORITO! 


GOL DE ARGUELLO




ALAGRE VS BELGRANO