sábado, 8 de junio de 2013

SE RETIRÓ TESTA Y CHICAGO CUMPLIÓ CON EL FIXTURE

 Sin dudas lo más emocionante de la tarde fue la despedida del cabezón Leandro Testa, que bajo una enorme ovación por parte de todo el público verdinegro, dejó la cancha con los ojos cristalinos, significado de la emoción por el cariño recibido en todo este tiempo.
Pero esto no fue lo único que sucedió, entre medio hubo un partido, que si no fuera por el retiro del ídolo quedaría en el olvido rápidamente. Ninguno de los dos equipos propusieron demasiado, ni se animaron a atacar con claridad, es por eso que el resultado quedó estancado como desde el minuto de arranque, 0 a 0 que aburrió y contó con muy pocas ocasiones de gol.
En el primer tiempo, el local pudo haber quebrado el empate, pero a la hora de pisar el área, el verdinegro titubeó y no pudo cumplir el objetivo. Primero la tuvo Peyran que golpeó a la pelota de chilena, y ésta paso cerca del travesaño. Rossi contó con dos situaciones claras, en la primera Gaona tapó un fuerte remate desde adentro del área y luego, tras un córner de la derecha, el volante derecho no logró conectar su pié con el balón y la pelota se perdió en la línea de fondo. Luego de estas situaciones, los minutos sobraron.
En el complemento, la visita intentó arriesgar un poco más, pero la defensa verdinegra se encontró sólida tanto con Testa como luego con Coronel, quién reemplazo al capitán.
Mediante centros, el equipo oriundo del Litoral intentó lastimar, pero las faltas de ideas en ambos ataques hicieron que el encuentro termine en un pálido 0 a 0, que despide a Mataderos del Nacional B…
Lágrimas en los ojos del capitán
  Párrafo aparte para el capitán, que hoy tuvo su merecida despedida ante miles de almas que a coro quebraron sus gargantas al grito de “Olé, olé, olé… Testa… Testa!”. Bajo la humildad que lo representa saludó a su público con sus ojos llorosos, como cuando a un nene se le va algo tan preciado por él. Emocionante salida del “cabezón”, aunque para él fue poco, “creo que saludé poco a la gente que vino hoy” dijo a la salida del vestuario, increíble, pero así fue, es y será… Un grande entre los grandes.