sábado, 22 de marzo de 2014

EL QUE ABANDONA NO TIENE PREMIO

Christián Gómez, referente y líder dentro del campo de juego, sufrió una molestia en el isquiotibial izquierdo y pese a esto y a haber errado el penal, continuó jugando y al final obtuvo su merecido premio... el GOL y los tres puntos para que el verdinegro siga firme en la punta. 
Inmortal... Hoy al mediodía los dirigidos por Pablo Guede superaron todo tipo de adversidades y con éxitos. 
El partido comenzó de la mejor manera, ya que a los 7' y tras un centro de Barbona, Germán Lanaro metió la cabeza y estampó el 1-0 parcial. Con el correr de los minutos, el encuentro se fue pausando y, debido a las condiciones del campo de juego en dónde la pelota picaba demasiado Chicago no tuvo opción de jugar por arriba, algo que no estila con frecuencia. Ya en el complemento, el que golpeó desde el arranque fue Acassuso tras un centro de su diez, que fue capturado por Pumpido que la mandó a guardar con mucha calidad dejando sin respuestas al aquero. Desde ese entonces el quemero, tomó dominio del partido y se animó en el ataque, pero Daniel Monllor estuvo muy atento de reflejos y tapó lo que hubiera a sido el segundo gol del local. 
A los 7' Lanaro de cabeza ponía el 1 a 0.
Los minutos corrían y el equipo de Mataderos, no encontraba los espacios, pero tras una falta que le convirtieron a Alejandro Melo a los 68' del ST, el árbitro pitó penal.
Pese a que Christin Gómez convirtió el gol, el juez del partido, Ramiro López, cobró invasión de área.
El 10 tuvo que volver a ejecutar, pero esta vez, el guardameta Ruhl le adivinó las intenciones y ahogó el grito de gol.
Chicago perdía su oportunidad, y no podía ganarlo, y a eso se le sumaba la molestia que sintió Christián Gomez en su pierna izquierda, pero no desistió, no quiso abandonar el equipo, y como si fuera poco, Matías Escudero recibía la segunda amarilla y se iba a las duchas antes de lo pensado. 
Torazos!
Guede rearmó sus piezas, y como lo venimos diciendo hace varias fechas, a este equipo, le sobra actitud y hoy lo volvió a mostrar. En el epílogo, Roberto Bochi lo vio a ese "viejito" de 39 años merodeando el área, le dio un pase entre lineas milimétrico y Gomito, sin temblar la mandó a guardar para desatar la locura en el banco de suplentes. Y no es para menos, ¡Chicago cosechó 31 puntos de 33! Gran campaña de un equipo que no se conforma con el empate, ya lo demostró con Los Andes y ahora con Acassuso, el que abandona... NO TIENE PREMIO.