lunes, 24 de marzo de 2014

"VOY A PEDIR POR EL HINCHA, POR EL PLANTEL Y POR EL VIEJITO NÚMERO 10"

Últimos segundos en cancha y el ídolo se quiebra en llanto.
Nacido en Estudiantes, pero rebautizado y querido en Nueva Chicago como un pibe que sale de la cantera y deja todo por los colores. Leandro Testa cumple hoy, 24 de marzo, 38 años y en su día habló con Mundo Chicago sobre su vida en la actualidad, las vivencias que tuvo en el verdinegro y cómo ve al equipo en estos momentos. 
A casi nueve meses de su retiro ante Crucero del Norte, en Mataderos, el ex capitán y emblema de Chicago nos comentó cómo es su situación tras alejarse de las canchas: “Fácil no es, de vez en cuando te agarra la nostalgia y más con el lindo momento que está viviendo el equipo…Pero ya estoy en una etapa distinta, alejado del fútbol profesional y aprendiendo cosas a los 37 años”. 

Debutó en 1996 en el Pincharrata, vino a Chicago en el 2002, pasó por Arsenal entre el 2004 y 2005 y en el 2006 regresó a Mataderos para vivir dos situaciones muy particulares en su historia personal, un ascenso a Primera División y una noticia que casi lo aleja definitivamente de las canchas: “Irme después del ascenso del 2006 fue lo más duro para mí porque luché un año contra una osteocondritis y pese a que un doctor me dijo que no volvería a jugar lo pude lograr. Por eso me golpeó tanto, nunca más pude jugar en Primera”. 
El "Cabezón" posa mientras corta el pasto de su complejo.
Pero en su extensa carrera, en dónde también pasó por Ferro desde el 2007 hasta el 2010, tuvo más alegrías que tristezas. Y ahí es donde el “Cabezón” saca una sonrisa y nos recuerda sus mejores vivencias con la verdinegra puesta: “En lo estrictamente futbolístico los dos ascensos sin dudas fueron los mejores momentos que viví. En lo personal son muchísimas cosas, como por ejemplo ser elegido mejor compañero del plantel en 2003, que Daniel Pogonza me regale su camiseta el día que debutó (NdeR: 05/07/2003), que Lucas Simón me llame del aeropuerto antes de irse a Chile, que le pongan Leandro a un chico por mí, entre otras cosas… Como dije una vez, hice más carrera en lo humano que en lo futbolístico”. 

Sin dudas el afecto que le tiene la gente de Chicago es diferente, es especial ya que el público se iba de la cancha con las palmas rojas por aplaudir su entrega y dedicación, le reconoce todo lo que dio por el equipo. “Algo así no me pasó nunca, por eso quedé tan identificado con este club. Acá tuve las experiencias más fuertes, tanto buenas como malas”, opinó el ídolo. 
Leandro en la pretemporada de invierno en 2012.
El presente de los dirigidos por Pablo Guede está siendo excelente y quién mejor para hablar de este plantel que su ex coordinador (NdeR: estuvo junto a Mario Finarolli en la primera etapa de este campeonato). “Al equipo lo veo muy bien, tengo amigos ahí y con los jugadores que llegaron para este torneo también tenía la mejor relación. Hay un grupo muy bueno”, comentó el "Cabezón", quien luego agregó: “De cara a lo que se viene, los veo muy sólidos. Creo que cuando el jugador ve convencido de una idea al DT entra a la cancha con toda la confianza”. 
Pese a estar al mando de un complejo deportivo en La Plata, Leandro sigue atentamente la campaña del verdinegro: “Siempre me mensajeo con alguno de los chicos. Los sábados no puedo ir porque es el día que en el complejo tenemos torneos, y ahora como Chicago viene ganando ni aparezco... Hay varios cabuleros ahí, y no quiero que me acusen jaja”. 
Le pasó la cinta de capitán a la otra
 leyenda 
del club, Christian Gómez, aún en vigencia.
Las actuaciones de su ex compañero Christian Gómez despiertan admiración entre grandes y chicos, y Testa no pudo evitar hablar sobre él: “Es un caso extraordinario, está para seguir varios años jugando. Tuve la suerte de haber jugado con él y como dijo Sabella de Verón, para mí es el jugador más preponderante de la historia de Chicago. Está seguro entre los tres mejores jugadores que tuve como compañero”. 
Ya en el epílogo de la nota, le consultamos sobre esos tres deseos a la hora de soplar las 38 velas de la torta, ¿estará el que todo hincha de Chicago piensa cuando se encuentra en esa situación? Mejor, se lo preguntamos: “Primero pediré por el hincha genuino de Chicago, que es sufrido, que a vivido miles de injusticias y pese a eso junta peso por peso y un martes revienta la cancha. Luego, por el plantel de buena gente que hay, sobre todo los chicos que las han vivido en el club como Scifo, Escudero, Coronel y Bochi. También por gente que labura en forma silenciosa, lo he comprobado, y no se lleva reconocimiento alguno. Y por último pediré por el “viejito” número 10, que se merece otro ascenso y quedar como el jugador que más veces vistió la camiseta de Chicago”.


SU DESPEDIDA VIVIDA DESDE AFUERA...

...Y DESDE ADENTRO