sábado, 17 de octubre de 2015

CUESTIÓN DE GOLES


 Nueva Chicago goleó hoy por la tarde cinco a cero a Newells Old Boys en lo que fue una actuación extraordinaria de Alejandro Gagliardi ya que convirtió CUATRO GOLES y mantiene con vida a un verdinegro que en las últimas dos fechas que restan se jugará todo debido a que Colón y Huracán ganaron sus respectivos encuentros y estiraron la ventaja a cinco y seis puntos. El Tano, a fuerza de sacrificio y goles se llevó la ovación y los aplausos de la parcialidad local.


La ilusión en Mataderos, luego de la victoria ante Veléz estaba intacta, aunque se sabía que en la vereda de enfrente se encontraba un conjunto rosarino que venía de tres victorias al hilo y no recibía goles en contra, pero un Gagliardi intratable comenzó su concierto a los seis minutos del primer tiempo cuando recibe una gran asistencia de Carrasco y el ocho no duda en definir ante el portero visitante. Deliraba Mataderos que rápidamente se ponía en ventaja, pero aún falta tanto…
El reciente padre del niño Lorenzo no se conformó con la conquista, fue por más y de que manera... A los 25, un tiro libre de Masuero cayó en sus pies y desde el borde izquierdo del área grande clavó un derechazo impensado para Unsain que no tuvo respuesta ante tan potente remate que se coló por la espalda del 12.
Chicago jugaba mejor y lo demostraba dentro del campo de juego, la defensa estuvo sólida y casi ni tuvo trabajo Federico Lanzillota ante jugadores como Scocco y Maxi Rodríguez que no tuvieron ocasiones de riesgo. El Toro sabía que había que ganar si quería mantener un hilo de esperanza para salvarse del descenso, y se comió a los conducidos por Bernardi que quedaron rendidos a los 40 cuanto, una vez más, el Tano Gagliardi marca, de penal, el tercero para los de Forestello y el de su cuenta personal.
Ya en el complemento y lejos de bajar los decibeles, Chicago golpeó rápidamente y a los dos minutos tras otra asistencia de Carrasco, Nicolás Sainz se volvió a ver con el gol y de cabeza puso el impensado cuatro a cero. El verdinegro manejó el trámite, pero faltaba la frutillita del postre. El “gordo”, como lo apodó la gente en Mataderos, quería meterse en la historia de la institución y lo logró a los 13, cuando capturó una asistencia de Nicolás Giménez y tras eludir a Unsains marcó su cuarto gol y el quinto para el Torito, convirtiéndose, de esta manera, en el único jugador del club en convertir esa cantidad de tantos en un partido de Primera División. El último había sido Ariel Jesús ante Almagro el 13/03/1998.
El restó del partido, claramente, sobró. Chicago bajó su embestida y se centró en cuidar la pelota, por eso ingresaron Christian Gómez y Sebastián Grazzini.
Ganó el verdinegro y festejó todo Mataderos que se ilusiona más que nunca con este presente arrollador del equipo. La mala es que Colón venció 3-1 a Arsenal y mantuvo la ventaja de cinco puntos sobre seis en juego. Está difícil, pero nunca den por muerto a estos colores…



LOS GOLES ANTE NEWELLS