martes, 24 de mayo de 2016

PARA VOS, RULO

 En un clima emotivo y de homenaje, Nueva Chicago venció ayer por la noche en Caballito, a Ferro por dos a cero con goles de dos Alejandros, Melo y Aranda. 

No era un partido más en la vida de este plantel. Tras el asesinato de Rodrigo Espindola, la verdinegra volvía a salir a un campo de juego y los jugadores deberían afrontar el encuentro con total concentración. Con una previa que emocionó hasta las lagrimas, debido a que ambos equipos salieron juntos sosteniendo una bandera que recordaba al "rulo", se encaró un partido que sirve para completar el fixture ya que ninguno de los dos equipos pelea ni arriba ni abajo. 
En el primer tiempo, Chicago se hizo dueño de la pelota con Federico Fattori como eje, pero no encontraba aprovechar ese dominio para lastimar al arco local. Con el correr de los minutos, los de Caballito fueron tomando más protagonismo pero el fondo verdinegro sacó todo lo que estuvo a su alcance, para dejar casi sin trabajo al Oso Sánchez, que en las que tuvo, reaccionó bien. 
Ya en el epílogo de la primera etapa y cuando todo indicaba que finalizaría 0-0, un centro atrás de Paschetta logra conectar con el "loco" Melo, que solo son resistencia de ningún rival, puso al Torito uno a cero arriba. Cabe destacar y mencionar la actitud de la platea del verdeolaga, que ante la dedicatoria para Espindola, del delantero de Chicago, se levantó para aplaudir. 
Tras el descanso y ya con Aranda y Vera en cancha por los lesionados Maxi Brito y Christian Gómez, Chicago se hizo fuerte e inhabilitó todas las vías de ataque rival. Para colmo, el santiagueño Aranda, clavó un golazo, el primero en Primera División, y líquido el pleito. 
Chicago se trajo los tres puntos a Mataderos y la emoción no se hizo esperar. Es que Rodrigo Espíndola marcó un dolor muy grande en un club que no lo vió nacer pero que lo supo querer por su forma de ser. Este plantel a partir de ahora, jugará con 12 jugadores y ayer se hizo notar en cada pelota, en cada toque, atajada, barrida y remate. Aunque no podamos contar con su presencia física, el defensor central estará ahí en los peores y mejores momentos de este equipo. Hasta siempre Rulo, te vamos a extrañar...