viernes, 30 de septiembre de 2016

TORITO DE SELECCIÓN

El juvenil de Nueva Chicago, Nahuel Ferraresi, formará parte del Sub-20 de Venezuela. 
El defensor viajará el lunes a Uruguay para disputar dos amistosos representando a su país, y previo a partir, dialogó con Mundo Chicago.

El joven de 17 años que actualmente entrena con la Primera, además de desempeñarse en la reserva y quinta división del "Verdinegro", fue uno de los veinte convocados por el director técnico de la "Vinotinto", Rafael Dudamel, y volverá a jugar con su seleccionado cuando enfrente a las sub-20 de Nacional de Montevideo y de Uruguay, la próxima semana. Asimismo, será sparring de la Selección mayor. 

Nacido el 19 de noviembre de 1998 en Táchira, una de las entidades federales de Venezuela, Nahuel arribó a Argentina a los doce años. Tras jugar un año y medio en Vélez y dos en Ferro, llegó a la República de Mataderos para seguir creciendo y obtener un puesto. 

Pese a su corta edad, el marcador central ya había tenido su primera convocatoria al sub-20 venezolano, en diciembre del año pasado cuando participó de un módulo en Mérida y nos contó: "Estuvimos concentrados diez días, fue muy duro porque entrenábamos doble turno pero viví una gran experiencia. Han pasado varios meses y aunque algunos jugadores pudieron mantenerse, cambiaron a muchos. Tengo la suerte de tener otra oportunidad y es muy lindo poder vivir esto". 

Sabiendo que en todos los países generalmente se emplea un método de juego distinto, se animó a comparar el estilo de fútbol que se desarrolla tanto en Argentina como en Venezuela, "la diferencia es que allá el fútbol es más técnico, lento y no tan agresivo, acá es mucho más rápido el ritmo de juego y la pelota rueda más. El fútbol de mi país sería más completo si le agregaran la velocidad de acá", confesó. 

Hijo de Adolfo "Pocho" Ferraresi, ex jugador de Ferro, Merlo, Ituzaingó y Deportivo Táchira, entre otros equipos, nos contó la relación que mantiene con su padre en lo cotidiano y lo importante que es para él su presencia, "mi papá ya vivió esto y entiende todo, me aconseja mucho. Día a día me marca los errores que cometo y me dice lo que tengo que aprender, la verdad que es un apoyo muy bueno. Por ahí muchos no tienen un padre que jugó al fútbol, pero yo al tener ese beneficio trato de aprovecharlo al máximo", se sinceró.

Respecto a los objetivos personales que mantiene hoy en día, manifestó: "En Chicago quiero seguir sumando minutos en reserva y poder debutar en Primera obviamente, que es lo que todos desean. Con la Selección de Venezuela sueño estar en la lista de los veintitrés convocados para ir al Sudamericano del sub-20 que es en Ecuador en enero del 2017", culminó.
Desde Mundo Chicago le deseamos el mayor de los éxitos.

Nota: Andrea J. Lopez