UNA PIEDRA EN EL CAMINO

Nueva Chicago cayó 1-0 con Santamarina de Tandil en Mataderos y perdió el invicto como local. Luego de un error defensivo, Telechea convirtió el gol que generó la derrota de un Torito que falló en la definición en los 45' iniciales y se desorientó en el ST. Tras la victoria de Sarmiento, los de Perazzo quedaron a cuatro puntos de la cima. 


Por Fabián Rodríguez

"Todavía no sé cómo ganamos...". Fernando Telechea apeló a su sinceridad mientras, a pocos metros, sus compañeros y el cuerpo técnico de Santamarina festejaron con euforia el triunfazo conseguido en Mataderos ante un candidato al ascenso como Nueva Chicago. El conjunto de Tandil resultó ser una piedra (movediza). Luego de la gran victoria verdinegra en Jujuy ante Gimnasia, el equipo de Walter Perazzo tenía la esperanza de mostrar su mejor versión en casa y dejar atrás la floja tarea contra Defensores de Belgrano (0-0) en el reinicio del campeonato. Sin embargo, un gol del experimentado delantero, luego de una falla defensiva, dejó al "Torito" con las manos vacías y mucha preocupación por la falta de maniobra para modificar el rumbo del partido.

"La pelota parada abre partidos", le había resaltado el cuerpo técnico a los jugadores durante la semana. El ensayo de las jugadas en la semana se notó en la cancha. Por esta vía, Chicago generó las situaciones más riesgosas en el primer tiempo: un cabezazo de Martínez en el primer palo, el ingreso de Achucarro sin marca al área chica tras un centro y un testazo del capitán. Las tres acciones encontraron a un inspirado Nicolás Rodríguez, arquero de la visita, para mantener el cero en el arco. Luego, "Pitu" González mostró su pegada con un tiro libre desde la medialuna que pasó cerca de un poste. A través del balón detenido, el "Verdinegro" disimuló sus inconvenientes en la gestación. 

"Hay que hacer ancha la cancha". Perazzo trabajó en la semana en la búsqueda de explotar las bandas para eludir la presión de Santamarina y así elaborar juego. Durante los primeros 45', el "Torito" dependió del desequilibrio de Alejandro Melo por la banda izquierda. El "Loco" le ganó el mano a mano a Kabalín, se movió por todo el frente de ataque y hasta ejecutó un remate bajo que Rodríguez envió al córner. A los movimientos del 7 se sumaron las subidas de Adrián Scifo por la derecha. Si bien se cumplió una parte del libreto, no pudo prevalecer en el marcador porque faltó mayor participación del "Pitu" (peleó más de lo que jugó y pudo ser expulsado), Presedo y Miceli no se sumaron al ataque y esto generó que el equipo perdiera sorpresa. Además, Franco se mostró muy estático, fue absorbido por Morales y Barsottini, más allá de alguna mediavuelta en el final del PT. 

"En la primera que tuvimos, convertimos", describió Telechea. Si bien es cierta la afirmación, Santamarina trabajó para ello en el ST. Leonel Pierce se adueñó del medio, Mariano González dejó la banda derecha y pasó al centro para cumplir el rol de enganche y le ganó el duelo a Axel Juárez. Sumado a que Iván Bella desde la izquierda comenzó a tener mayor protagonismo. Chicago no podía retener la pelota, más allá del coraje de Achucarro para sacar adelante al equipo y de una subida de Martínez que Rodríguez sacó con una volada. Entonces, Perazzo decidió mandar a la cancha a Almir Soto en lugar de Presedo, cuando el partido pedía un organizador como Christian Gómez (Valdez Chamorro quedó afuera del banco). El "Torito" se desorientó... 

"Ellos vinieron a esperar un error y lo aprovecharon. Hicieron su plan", explicó Perazzo post derrota. Por lo pronto, Santamarina detectó las fallas del sistema local y con la cuota de fútbol de Mariano González más la capacidad goleadora de Telechea se llevó tres puntazos a Tandil. Primero avisó con un cabezazo de González que Silva mandó al córner y a los pocos segundos, el ex Racing e Inter de Milán asistió en profundidad al 9, Achucarro en su intento de despejar le dejó servida la pelota y el ex Aldosivi convirtió. A partir de ese momento, la gente pidió a "Gomito" en busca de una solución mágica. El ídolo entró 15' y le otorgó fluidez al juego, aunque el equipo estaba partido. Más allá de la repetición de toques que finalizaron en centros de Scifo, Chicago se transformó en un conjunto de individualidades. Entonces, pasó a depender de la inspiración. Martínez -el mejor del local- generó una gran chance a los 37', pero el travesaño le negó el empate.

"Lamentablemente se nos escapó una oportunidad. Nos faltó claridad y definición", argumentó el entrenador verdinegro. Y es cierto. El "Torito" perdió el invicto como local con su goleador, Juan Sánchez Sotelo, en el banco de suplentes. Intentó ganar un partido con un triple cinco. Fue un error de diagnóstico que aprovechó Santamarina, que  pudo liquidar el pleito en dos ocasiones: primero Iván Pérez remató desviado, tras ingresar al área sin marca, y luego Fleita despejó en la línea un disparo de Telechea. A pesar de mantener la ilusión, el "Torito" no encontró el camino hacia el gol. Tendrá revancha el sábado, en Córdoba, frente a Instituto en busca de acortar la distancia con la cima.

-Fotografía: Eco de Tandil.


AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO