SER O NO SER

Chicago empató 2-2 con Independiente Rivadavia en Mataderos y perdió otra chance de llegar a la cima. El equipo de Perazzo no supo aprovechar la ventaja en el resultado y tampoco la expulsión de Asenjo, a los siete minutos del segundo tiempo. El Torito ya no depende de sí mismo.


Otra vez la desilusión se adueñó de la República de Mataderos. Por cuarta vez consecutiva, Nueva Chicago desaprovechó la chance de ser puntero. Y ayer el contexto fue más favorable que en las anteriores oportunidades. Dos veces se puso en ventaja frente a Independiente Rivadavia y en ambas ocasiones cometió graves errores que derivaron en el empate final ante un rival que jugó 40' con diez futbolistas por la expulsión de Asenjo. Así, al "Torito" se le esfumaron otros dos puntos, como ante Mitre y Chacarita, y quedó tercero a uno de Arsenal, que saltó al liderazgo tras vencer a Villa Dálmine en Campana.

En los últimos tres partidos como local, el equipo de Walter Perazzo abrió el marcador rápidamente. Sólo con Temperley (4-1) mantuvo la intensidad y la línea. Hace dos semanas ante Chacarita (1-1) y ahora con el club mendocino disminuyó la generación y el protagonismo. Perdió el balón, aparecieron dudas y luego, por decantación, los reproches. Castro supo usufructuar los espacios que le otorgó la defensa y sacó un derechazo que, esta vez, Silva no pudo rechazar. 

Esta igualdad -la cuarta al hilo- también contuvo errores repetidos en los últimos encuentros. Resoluciones individuales, falta de conducción en los momentos más complejos (Perazzo acudió a Christian Gómez en los últimos 20') y la pérdida del control de los encargados de desequilibrar ante cada roce o infracción cometida por los rivales. Ni siquiera los dos goles de Franco -con asistencias de Melo- le generaron tranquilidad al equipo. Allí faltó oficio para administrar la diferencia en el resultado y, en especial, las energías, ya que Asenjo fue expulsado a los 7' del segundo tiempo, cuando Chicago ya ganaba 2-1.



Una cadena de errores provocó el 2-2 de la visita. Arrancó con un mala decisión del "Loco", que tenía a Scifo libre sobre la derecha y prefirió pasar para el centro. La "Lepra" recuperó y salió rápido de contra. Tissera recibió solo, avanzó y se deshizo de Achucarro y Fleita con varios amagos para luego definir cruzado y rasante. Un impacto profundo, que se veía venir porque la estructura se mostraba endeble. El mediocampo (sólo Teijo y Miceli para recuperar) perdía ante cuatro volantes dinámicos.  

El "Torito" intentó recuperarse con ímpetu y poco juego. A tal punto que Perazzo improvisó con una línea de tres en el fondo (Achucarro salió con una molestia y puso a Mater como volante izquierdo) más dos generadores como "Gomito" y "Pitu". Pero no hubo forma de quebrar a Aracena, arquero de la visita que le tapó un gran cabezazo a Franco y así selló el empate. A tres fechas del final, Chicago ya no depende de sí mismo. Perdió ese privilegio (al menos hasta que juegue Sarmiento con Brown en Adrogué) y deberá afrontar estas tres finales en busca de ser un equipo voraz y firme para lograr el ascenso. ¿Lo logrará?

-Fotografía: Télam.


AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO