GOMITO NO SE BORRA

Christian Gómez, a los 44 años, mantiene el deseo de jugar profesionalmente y en las próximas semanas, cuando el plantel regrese a los entrenamientos, definirá su situación con la dirigencia.


En los últimos años, la pregunta se repite cada vez que finaliza una temporada. Y el entrevistado suele reiterar la respuesta: "Lo analizaré junto a mi familia durante las vacaciones". Sin embargo, esta vez, Christian Gustavo Gómez decidió agregar un indicio contundente: "Las ganas siempre están, sino me hubiera ido hace rato". A pesar de una información difundida en redes sociales por diferentes medios, su hijo Gabriel confirmó que no colgará los botines y continuará en actividad.

A los 44, "Gomito" mantiene la sonrisa cada vez que mira una pelota. Disfruta de los entrenamientos, de los mini torneos de tiros libres, de los picados y los ejercicios. Durante esta temporada se lo observó muy activo y de buen ánimo, a pesar de contar con escasas oportunidades. Walter Perazzo apenas le permitó 11 presencias en la B Nacional -siempre ingresó desde el banco de suplentes- y no convirtió goles. Sólo jugó como titular ante Central Córdoba, en Santa Fe, por la Copa Argentina. Pero a él lo hace feliz jugar y se ha ganado el derecho de decidir cuándo y cómo quiere retirarse.

"Sinceramente, tengo la cabeza explotada. Tenía fe y confianza en que íbamos a pasar, aunque sabía que era difícil. Ahora es tiempo de descansar", afirmó Gómez, quien logró cuatro ascensos en el "Torito" (2001, 2012 y dos en 2014) y buscaba subir a la Superliga. "Esta ronda la perdimos en Mendoza. Si terminaba 2-1 allá era otra cosa. Pero tres goles de diferencia en el fútbol argentino es mucho porque los jugadores acá tienen muchas manías y se hace difícil. Además, ellos saben a lo que juegan y nosotros nos quedamos con uno menos", se lamentó el enganche luego de la eliminación contra Independiente Rivadavia en los cuartos de final del Reducido. 

"Gomito" realizó un balance positivo de la temporada y para ello recordó desde dónde arrancó el equipo y los objetivos que se fueron alcanzando con el correr de las fechas: "Fue una buena campaña. Partimos últimos en el descenso, sumamos muchos puntos, entramos al octogonal, fuimos uno de los animadores del torneo y estuvimos primeros o segundos. Es muy valioso lo que hizo Chicago, más allá que no se nos dio el ascenso". En los primeros días de junio, el eterno 10 se reincorporará a los entrenamientos y allí comenzará a definir su futuro. Seguramente, intentará lograr el tercer ascenso a Primera División con la verdinegra.

Fotografía: El Sentimiento Inexplicable

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO