BAIMAN Y ROBIN

Chicago no merecía perder en el Sur, pero recién en el final le quitó un punto a Temperley con un golazo de tiro libre de Baima, que ingresó en la segunda parte y se puso el traje de superhéroe para rescatar un empate en Turdera.



El "Torito" no encontraba el camino que lo llevara al empate. No le alcanzaba con el esfuerzo de Mauricio Asenjo o los movimientos de Santiago González desde la izquierda. El partido se terminaba y parecía que Temperley se quedaba con los tres puntos tras el cabezazo de Lautaro Rinaldi a los 28' del segundo tiempo. Y fue allí cuando apareció en el cielo de Turdera la señal. Mejor dicho, la "Baiman señal". El volante, que había ingresado un ratito antes, se encargó de un tiro libre y se convirtió en el héroe verdinegro con un golazo para rescatar un punto del Alfredo Beranger.

Fue un empate merecido, dentro de un panorama con altibajos en el rendimiento del equipo de Gastón Esmerado. Arrancó de manera positiva, con Mater incisivo por la derecha, Viola asumiendo la conducción y asistiendo a Asenjo, que picaba a espaldas de los centrales. Pero de a poco Temperley emparejó el juego y pasó a dominarlo a través de Fattori y Cerutti, más las subida de Asís por derecha. Al local sólo le faltó profundidad para asistir a Guevgeozian. Igualmente generó situaciones en las que respondió Silva.


Con el transcurso de los minutos, Chicago cedió pelota y terreno. Corría siempre de atrás y cuando recuperaba el balón intentaba contraatacar rápidamente, para agarrar desordenada a una defensa celeste que se mostraba adelantada y en línea. Sin embargo, el asistente Adrián Bianchi cortó dos chances muy factibles al marcar un par de offsides inexistentes.

Valentín Viola, quien debutó con la camiseta verdinegra, no encontraba la compañía de Mater y Brizuela, por eso terminaba las jugadas con remates de media distancia. Recién en el minuto 41 Chicago hilvanó la primera jugada colectiva. Nelle abrió hacia la derecha, Mater encaró y asistió a Miceli, que rompió líneas y llegó a la línea final para tirar un centro atrás que Asenjo tocó y provocó una gran reacción de Castro.




La segunda parte mostró al "Torito" más adelantado y con el manejo del partido. Y el "Gato"encontró más desequilibrio con el ingreso del "Mágico" González por la izquierda. En esos primeros 25' se vio lo mejor de la visita, que probó con disparos de Asenjo y Viola. Pero, en un ataque aislado, el "Gasolero" consiguió la ventaja: tras un lateral, Rinaldi anticipó al "Cata" Díaz y cabeceó en el primer palo para el 1-0, ante la mirada de Silva.

Con la desventaja, los de Mataderos se desordenaron en busca de un empate que parecía lejano. Entonces, aparecieron espacios que Temperley estuvo cerca de explotar: Guevgeozian tuvo el 2-0 pero Silva reaccionó magníficamente. Y fue cerca del final, cuando Mater recibió una infracción cerca de la medialuna y Baima ejecutó maravillosamente de zurda para el 1-1. Una cuota de justicia en el marcador.

Antes de llevarse el punto, la visita sufrió en dos ocasiones. Primero Martínez dejó corto un despeje y Brum no lo aprovechó con un remate defectuoso, y en el final, el delantero de ascendencia armenia cabeceó un córner que atrapó Silva. La igualdad le da un respiro a este Chicago que transita un proceso de conocimiento y rearmado. Todavía está en deuda en cuanto a la elaboración de juego, tendrá la chance de mejorar de cara al partido con Platense, que se jugará el martes 3 de septiembre en Mataderos.

Fotografías: Daiana Vitale


AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO