ANCLADO EN EL FONDO

Nueva Chicago perdió 1-0 con Guillermo Brown en Puerto Madryn, continúa sin encontrar el rumbo, es el único equipo que no ganó en la zona 1 y quedó en el último lugar.



A la deriva, desorientado y con escasa reacción. Este Nueva Chicago está anclado, sin manera de salir a flote. En Puerto Madryn, fue superado por Guillermo Brown a través de los goles de Mateo Acosta y Rodrigo Depetris, y quedó en el último lugar de la tabla tras la victoria de Alvarado sobre Estudiantes de Río Cuarto.  Un golpe de realidad. Otro más.

El "Torito" se encontró con un rival que le cedió pelota y terreno. Más allá de un remate cruzado de Izco al minuto, que Taborda tapó con esfuerzo, Marcelo Broggi acertó en la estrategia al estudiar las falencias verdinegras. Ante la ausencia de una buena elaboración, el equipo de Rodolfo De Paoli perdió la posesión y Guillermo Brown aprovechó los contraataques para lastimar. Con esa fórmula llegó el 1-0 de Acosta, que no tuvo obstáculos para definir frente Silva.

Adentro y afuera del campo de juego no hubo respuestas para el inconveniente defensivo, a pesar de contar con cinco hombres en la última línea por la presencia de Nelle entre los centrales Tapia (debutante) y Diego Martínez. El equipo de Chubut se movió con comodidad con su libreto, mientras el conjunto de Mataderos no podía crear riesgo, sólo intentó con algunos remates de media distancia y la movilidad de Asenjo.

De Paoli movió las piezas en la segunda parte: adentro Santiago González, afuera Tapia. Cambió el sistema y apostó por mayor presencia en ataque. Y si bien hubo una mejora, la derrota fue inamovible e inavitable por la falta de soluciones individuales. No alcanza con los remates de Baima y la tarea inagotable de Mater. Con esta caída (la tercera en el torneo), Chicago quedó último, en zona de descenso, y el sábado tendrá enfrente a un rival directo en busca de la permanencia: Alvarado de Mar del Plata. 


AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO