“NOS ESTAMOS FORMANDO PARA SUBIR”

Matías Escudero regresó a Mataderos y dialogó con Mundo Chicago para contar su objetivo en este segundo ciclo en Nueva Chicago, que está relacionado con su cuenta pendiente: "Me quedé con ganas de jugar en Primera con el club".


Por Federico Tallarico

“Milito” está de vuelta para vestir la camiseta verde y negra. Con 31 años, el oriundo de San Luis no renovó su contrato en Patronato de Paraná y dejó la Superliga para sumarse al proyecto del “Yagui” en la Primera Nacional: “Chicago fue el club que más insistió. Los dirigentes me llamaron varias veces para que vuelva. Además tengo compañeros que conocen a Forestello de San Martín de San Juan y tengo las mejores referencias, me dijeron que vive para el fútbol y eso se nota”.

El parate futbolístico debido a la pandemia fue un tanto beneficioso para el ex jugador de Palestino, debido a que al demorarse el regreso a la actividad decidió operarse de una pubalgia que lo azotaba: “Cuando vimos que no iba a arrancar decidí hacer una pequeña cirugía para liberar todo. Estuvimos un mes para buscar un quirófano por la pandemia y el 20 de abril me intervinieron”.

Ya recuperado, Escudero entrena a la par de sus compañeros y se ilusiona con el proyecto que tiene en mente su nuevo DT y no titubea a la hora de hablar sobre las metas. “Nos estamos formando para ascender, es el objetivo número uno. La idea es ésa y lo bueno es que la mayoría de los refuerzos que pidió el técnico ya llegaron”, describió en diálogo con Mundo Chicago Radio (sábados a las 11 por radio Interactiva, AM 1290).

Para hablar de ascensos, Escudero es una de las palabras más autorizadas en el "Torito" de Mataderos ya que en su espalda contabiliza tres: dos a la B Nacional (2012 y 2014) y uno a Primera (2014). En todas, el plantel tuvo su cuota de sufrimiento y de no saber qué iba a pasar hasta último momento: “Me ha tocado subir tres veces y fueron durísimas. Con Guede habíamos sacado diferencia y si buen después bajó un poco el nivel, logramos el campeonato”. Fue en esa campaña, obtenido en la temporada 2013/14 donde se vio una gran versión del defensor, que hizo dupla con Germán Lanaro: “Yo me sentí muy bien con Guede. Ese campeonato tuve mi mejor versión. Personalmente tenía confianza y logré mi mejor rendimiento. Por suerte pudimos entender su idea. Cuando arrancamos perdimos dos partidos, pero él era el que más creía y nos decía que íbamos a ascender y a ser campeones. Y lo logró”.

Escudero–Lanaro fue una dupla central que se complementaba con creces y brindaban una seguridad pocas veces vista en la institución. Hoy en día el ex San Martin de San Juan tendrá como compañero a Gastón Bojanich, otro central que conoce de la categoría y al que ha enfrentado en varias ocasiones: “Con Bojanich no tuve contacto porque entrenamos en diferentes grupos, pero lo enfrenté cuando estaba en Barracas y era durísimo, eran de esos partidos difíciles de jugar”

En su posición, además de Bojanich, se encuentran varios chicos que de a poco se están armando para dar el salto a la Primera División como Enzo Lettieri y Guido Viglino. Por su experiencia, su conocimiento del club y sus rendimientos, se puede asegurar que la llegada de Escudero puede ayudar a los juveniles para tomarlo como referente, pese a que él no lo ve así y lo dejó en claro: “Me han preguntado si me siento referente y la verdad que no. No busco eso, ni pretendo serlo. Sólo quiero dar el ejemplo en los entrenamientos y acatar las órdenes del técnico”.

El central de 31 años vivió todo tipo de épocas en Chicago. Campañas buenas, malas y mediocres y en todas destacó que hubo un factor en común y fue el calor de la gente, una de las cosas que más extrañó lejos de Mataderos: “El fanatismo de la gente es increíble. Cuando estábamos por ascender a Primera y jugábamos en Jujuy, aparecieron un montón de hinchas en el hotel con micros y tuvimos que ingresar al aeropuerto por la puerta de atrás. Esas cosas no se olvidan, le quedan a uno en la memoria”.

La carrera del jugador cada vez se hace más extensa debido a los cuidados y entrenamientos que se ejecutan hoy en día en el fútbol. Con 31 años y lejos de pensar en algún tipo de retiro, Escudero viene en busca de poder concretar algo que no pudo en 2015: “Me gustaría asentarme en el club, pero el fútbol es raro, tiene muchos cambios. Yo me fui ascendiendo a Primera en 2014. Lo que más quería era llegar a la “A”, pero cuando lo logramos me tuve que ir. Me quedaron ganas de jugar con Chicago, el club que quiero, en Primera. Ojalá se pueda cumplir. Estamos trabajando para eso”.

Por último, no quiso dejar de pasar la oportunidad para dejarle un mensaje al hincha que espera impaciente el arranque de un nuevo torneo para el Verdinegro: “Le pido a la gente que esté unida para que Chicago esté más arriba y que si nos toca ascender permanezca varios años. Al club, a los jugadores y a los hinchas no nos gusta ver al equipo en la B Nacional o la B Metropolitana. Ahora hay que pensar en subir lo más rápido posible y mantenernos, pero tenemos que estar unidos”.

-Escuchá la entrevista completa en nuestro canal de YouTube:






AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO