miércoles, 14 de mayo de 2014

PRIMERO HAY QUE SABER SUFRIR

Gomito, Lanaro y Tauber se toman la cabeza.
 Ante una multitud que copó todas las tribunas del República de Mataderos, Nueva Chicago tuvo la oportunidad de coronarse campeón en su casa, pero un mezquino Tristán Suarez, paró bien sus líneas defensivas y bajo una gran actuación de su arquero, Horacio Ramirez, le arrebató los tres puntos al verdinegro que quedó con el grito atragantado y deberá esperar al próximo sábado ante Colegiales para definir su suerte.
El marco era ideal, Chicago jugaba de local ante más de 20.000 personas y podía dar la vuelta en su casa, hecho que ocurrió solamente en 1981, cuando ascendió a Primera A. Pablo Guede, fiel a su estilo, plantó a su equipo bien ofensivo y desde el arranque fue en busca del gol, pero la ansiedad, tanto afuera como adentro del campo de juego, le jugaron una mala pasada ya que con el correr de los minutos, el local entró en desesperación por el grito sagrado y no lograba entrar en sintonía.
Una de tantas voladas de la tarde protagonizadas por Ramirez
Melo contó con dos situaciones claras, pero el uno visitante se lució y sacó pecho ante miles de gargantas que aturdían a propios y ajenos.
En el complemento, Chicago fue dueño del cotejo, tomó la pelota e intento abrir los espacios, pero la ferrea defensa que vino a arruinarle los festejos al local, cumplió sus objetivos y casi no dejó pasar a nadie, y cuando alguien lo lograba, nuevamente Ramirez sacaba a relucir sus reflejos.
Los minutos se escurrían como agua en las manos y el nerviosismo aumentaba cada vez más y más. Bajo el grito “para ser campeón hoy hay que ganar”, retumbaba todo Mataderos y se sintió en el once que estaba dentro de la cancha. Como sea comenzó a atacar y buscar ese gol que le daría la posibilidad de ser campeón, pero las cosas no salieron como estaban estipuladas, y el torito de Mataderos estira la definición.
Una multitud en Mataderos, no paró de cantar.
La ansiedad, el hambre de gloria, le jugaron una mala pasada a un equipo ordenado que perdió la cordura en los últimos minutos con tal de ganar. Fue final 0-0 ante el Lechero.
Ahora el sábado visitará a Colegiales a partir de las 13.10 con televisación de TyC Sports. Tranquilos y con serenidad. Hay plantel, hay equipo y sobre todo, hinchada, VAMOS CHICAGO!