sábado, 31 de octubre de 2015

EL EQUIPO RÉCORD

La victoria ante Vélez fue un envión anímico importante
 De quedar en la historia por no hacer goles en 801 minutos y no ganar en 20 fechas, a ser los primeros en vencer a Vélez en Liniers e hilvanar cuatro triunfos seguidos en Primera División.

Cambia, todo cambia y Mataderos no fue la excepción. Con un comienzo para el olvido, Nueva Chicago comenzó su camino en este Torneo atípico de Primera División. Siete fueron las fechas que duró Omar Labruna a cargo del primer equipo que no respondía y que sólo había cosechado tres puntos de 21 posible producto de igualdades ante Unión, Arsenal y Argentinos Juniors. Ante la urgencia, Alejandro Nanía, de buena actuación en la Reserva, se hizo cargo de este fierro que aún se encontraba “tibio”. Las pardas ante Boca en La Bombonera y Racing en casa, produjeron un golpe anímico positivo que sólo fue esporádico ya que las derrotas ante Tigre y Rosario Central provocaron la salida inmediata de un tipo que no merecía tamañas críticas pero debió dejar el cargo para volver a la Reserva.
Fue allí en la fecha 13, ante Olimpo, donde asumió Rubén Darío Forestello, el único que tuvo coraje de agarrar lo que, ahora sí, era un fierro caliente y muchos rechazaron, como por ejemplo el actual DT de Quilmes, Facundo Sava. Es verdad que un equipo que sólo había cosechado cinco puntos de 36, no era para cualquiera. Un plantel con el ánimo por el piso, muy mal armado, con carencias tanto ofensivas como defensivas y sobre todo sin su estrella, Christian Gómez. Pero en ese momento, Forestello dio el sí y se hizo cargo de este barco semi-hundido.
Derrota ante San Lorenzo en Mataderos
Empate en Bahía Blanca, y derrotas ante Temperley y Atlético Rafaela provocaban ir al receso con una triste campaña, pero el DT sabía que en ese mes de mini-pretemporada tenía que trabajar a un 110 % es por eso que en Santa Teresita, hizo hincapié en lo físico y sobre todo en lo anímico. Cada día que pasaba era una arenga que intentaba cambiar la cabeza, “tenemos que ser los campeones de la segunda vuelta, nose como lo vamos a lograr, pero tenemos que hacerlo” resaltaba Forestello mientras sus jugadores trabajan al máximo. Ya sin Defederico, Pansardi, Benavidez y varios jugadores que llegaron sin éxito a la institución el ex San Martín de San Juan, entre otros equipos, empezó a meter mano en el once titular, aunque llegar a la primera victoria le costó ¡siete fechas! Si, recién en la 20 el verdinegro logra quebrar su maleficio y, tras haberse metido en la historia como el peor Chicago de todos los años, vence a Huracán 3 por 0 en Mataderos. Cabe recordar que tres fechas antes habían quebrado una racha negativa de 801 minutos sin convertir que arrancó con el gol del Mudo Ruiz en la derrota ante Banfield, fecha 8, y terminó con el de Gagliardi en Florencio Varela con la victoria del Halcón por 2 a 1, fecha 17.
Godoy Cruz se aprovechó del mal presente verdinegro
Pero en la 20, comenzó el  verdadero cambio. La cabeza hizo un click tanto dentro como fuera de la cancha y en el horizonte se veía que se podía, nada era imposible. La visita a Misiones fue clave para levantar las corazonadas, el gol de Gagliardi y la obtención de los tres puntos fue otro de las enviones anímicos que no supieron aprovecharse. Se aprobaron las dos primeras finales pero se sabía que se venían cotejos duros y así fueron debido a que Chicago sacó cero puntos de 12 al ser vencido por Lanús, River, Independiente y Argentinos. Estas derrotas dolieron, pero se vieron de otra manera, ya que en todos esos encuentros, el resultado era injusto y el verdinegro merecía siempre algo más.
Volver a la victoria ante Aldosivi fue una bocanada de aire inmensa para todo Mataderos, pero faltaba lo mejor, y tal vez impensado, teniendo en cuenta todo lo narrado a comienzos de esta nota. Chicago visitó Liniers, comenzó perdiendo desde el arranque pero con una actitud envidiable y un hombre menos, lo dio vuelta para ganar por primera vez en la historia en el Amalfitani. La campaña seguía siendo mala, pero como no reconocerles semejante mérito a estos jugadores que dejaron todo en la cancha y taparon miles de bocas y hasta les aguaron el cotillón a los vecinos que, supuestamente, nos enviaban a la B. La presión del “clásico” se esfumó y en esta ocasión el envión sirvió para luego recibir a Newells y ganar ¡5! a 0, algo que en Primera no ocurría desde el 1 de Noviembre de 1983 ante el Xeneize, otro recuerdo para la historia de este Chicago que todavía continúa con sus hazañas. 
El 5-0 histórico ante la Lepra para seguir con vida
Es que con la victoria ante Sarmiento, este plantel se convirtió en el primero que ganó cuatro partidos consecutivos en la elite del fútbol argentino y gracias a eso, el verdinegro continúa con vida, aunque la tiene muy complicada…
El cambio fue notorio y de madurar el KO pasó a levantarse y tirar un par de ganchos para ver si puede ganar la pelea. Los errores en el armado del equipo pueden llegar a costarle la categoría al club, pero quiénes hoy visten esta camiseta están dejando todo y eso es lo que esperaba una hinchada que siempre apoyó y tal vez tenga su premio…
Ya se sabe que este equipo, histórico por cosas buenas y malas, no bajará los brazos.