lunes, 15 de octubre de 2012

¡ARRIBA CHICAGO!


¡ARRIBA VERDE!
 Ayer por la tarde Nueva Chicago sufrió una dura derrota ante Banfield en Mataderos. De esta manera se corta el invicto que tenía el torito en su casa de un año y un mes sin perder en esa condición. Es inevitable pensar que se tocó fondo, pero de sobreponerse a las adversidades, este equipo sabe y mucho, es por eso que se prende una pequeña luz de esperanza en esta nebulosa que acecha.
El encuentro no era fácil, el rival de turno tiene un plantel armado pura y exclusivamente para cumplir un solo objetivo, el retorno a Primera División, mientras que de la vereda de enfrente se encontraba un equipo que de local era una fortaleza y que cada vez que jugaba en Mataderos no dejaba escapar la chance de sumar, pero ayer, fue la excepción.
Los dirigidos por Mario Franceschini no arrancaron de la mejor manera, el taladro del sur salió en busca de la victoria desde el primer minuto, algo que hace mucho no sucede en esta cancha. Sorprendidos por el juego del rival, Chicago tuvo que improvisar, pero igualmente la visita generó varias situaciones, que por mala puntería, no pudieron concretar. El torito de a poco se acomodaba en el campo y con tibios desbordes por las bandas se acercaba al arco de Santillo. La más clara estuvo en los pies de Christian Gómez, pero desafortunadamente la pelotita no quiso entrar. Se fue la primera etapa, empate en 0.
Pese a los resultados, la gente SIEMPRE está
En el complemento, el verdinegro se encontró con un gol tempranero, como en Huracán, debido a que le hicieron un evidente penal a Becerra y esta vez lo cobraron. De la mano de “gomito” el local se ponía en ventaja y estaba para más. El aliento de las miles de almas presentes incitaba a no quedarse en el molde, a ir por más, la lección contra el quemero se había aprendido, pero una desatención en el fondo provocó que otra vez el encuentro esté igualado, ya que Chavez, goleador nato, estuvo donde debía estar y le quedó la pelota ahí, solita para que pueda definir luego de una mala salida de Chicago en dónde no se supo rechazar el balón, 1 a 1 y a remarla de nuevo.
Aunque este gol cayó como un balde de agua fría, no fue lo peor de la tarde, ya que eso vendría poco minutos después del empate, luego de un centro que Prichoda conecta con la cabeza y deja Monllor sin respuestas, imposible de tapar, ahora si, el taladro en 10 minutos daba vuelta un partido que parecía favorable al verdinegro en el complemento.
La desesperación comenzó a urgir en Chicago, los ingresos de Castagno y Caballero fueron para tener más explosión en las bandas, pero la defensa del taladro lo impidió.
Banfield de contra pudo ampliar la ventaja, pero Monllor bajo los tres palos es un muro, lamentablemente se encuentra falto de confianza a la hora de los centros, tema que nuestro club, sufre absolutamente todos los partidos, y que muchas veces, terminan costando el partido.
Ahora quedan dos compromisos complicados y en condición de visitante, primero Córdoba, el viernes a las 21.30, y luego Bahía Blanca, por el momento, domingo por la tarde-noche. Hace exactamente un año Chicago perdía 2 a 0 ante Comunicaciones en la cancha del cartero, la situación era crítica y muchos nos bajaron de la pelea luego de ese partido, pero el plantel, bajo la conducción del actual DT, puso el pecho, puso lo que debía poner, y hoy en día Chicago se encuentra pensando en el partido ante Instituto, y no ante Villa Dálmine (con el mayor de los respetos que se merece el lila). Hay plantel para afrontar este desafío, al igual que hace un año atrás, en dónde depositábamos nuestras esperanzas en el equipo, hoy lo volvemos a hacer… ¡ARRIBA CHICAGO! 

GOL DE CHICAGO