jueves, 12 de septiembre de 2013

AULLÓ EL LOBO

 Nueva Chicago logró ayer por la tarde, la primera victoria del campeonato en Mataderos ante un marco sensacional y admirable, pese a ser miércoles 15.30hs. La víctima fue Flandria que continúa sin levantar cabeza (perdió todos sus partidos).
La tarde calurosa en el barrio porteño acobijo a unas seis mil almas que se fueron con una sonrisa a sus casas, porque pese a que el verdinegro no tuvo un gran partido, Montenegro cumplió la eterna ley del ex, y, de esta manera, consiguió dejar los tres puntos en casa.
Se sabía que el presente del conjunto de Jáuregui no era el mejor, y eso se notó dentro de la cancha, ya que la visita en ningún momento llegó con riesgos al arco de Tauber, producto de la mala puntería y también de la solidez defensiva que atraviesa el verdinegro.
Desde el minuto, los dirigidos por Mario Finarolli, tomaron la pelota, pero no se era preciso, se fallaba a la hora de dar los toques, y la presión que ejercía el rival en el fondo, provocaban que el local no genere oportunidades claras para convertir.
El doble cinco de Chicago no tuvo una de sus mejores tardes y se notó a la hora de armar juego, de asociarse con Christian Gómez, por lo que costaba armar una jugada manifiesta de gol.
Ya en el complemento el DT movió las piezas y se volcó todo en el ataque. Ingresaron Martin Peyran y Facundo Ermini en lugar de Emanuel Fernándes Francou y David Barbona, respectivamente. Este último cambio dio un giro total en el encuentro, el ex San Martin de Tucumán entró afilado y fue uno de los más peligrosos en el ataque verdinegro.
Los minutos pasaban pero el gol, no llegaba, es por eso que Mario Finarolli llamó a Ezequiel Petrovelli para ir, “en patota”, al ataque. Pero el delantero nunca ingresó… ¿Por qué? Porque en ese momento, 80 minutos, Ariel Coronel rechaza el balón, Chistrian Gómez de cabeza le da una magistral asistencia a Andrés Montenegro, que avanza unos metros y de derecha la clava en el ángulo inferior derecho para el arquero, uno a cero y a cerrar el partido.
Con la victoria a cuestas, Finarolli cerró al equipo atrás y logró la primera victoria en Mataderos y aún se mantiene invicto en el campeonato con dos victorias y cuatro empates.
Chicago no jugó bien, pero ganó y no le convirtieron, habrá que mejorar, pero se va por el buen camino. VAMOS CHICAGO!