lunes, 8 de septiembre de 2014

LO PAGÓ CARO


 Nueva Chicago empató esta tarde en Mataderos ante Ferrocarril Oeste uno a uno, en un encuentro en dónde el verdinegro contó con situaciones claras pero no concretó y le costó los tres puntos.
 El conjunto dirigido técnicamente por Omar Labruna, sabía que hoy, era una chance inmejorable de lavar la imagen dejada fechas atrás, ya que se jugaba con uno de los rivales más débiles de la categoría y en casa, ante su propio público. El arranque fue esperanzador, Chicago fue dueño del mediocampo y con Gomito recostado sobre la izquierda junto con Barbona que volvió de su lesión, intentó poner en riesgo al arco defendido por Damián Albil. Situación que concretó rápidamente, cuando Sebastián Matos recibió solo a pocos metros de los tres palos y la mandó a guardar para que la gran cantidad de gente que fue pese al día y horario, reviente sus gargantas.
Con el correr de los minutos la visita no propuso nada más que ir al ataque en forma desordenada pero en cantidad, acción que aprovechó Chicago en varias oportunidades para jugarle de contra y ampliar el marcador. El Mudo Ruiz contó con una chance, pero su remate se fue apenas desviado por el poste izquierdo del arquero de Caballito. Con el uno a cero arriba y sin más emociones en ninguno de los dos arcos, se esfumó la primera etapa.
 En el complemento el trámite no varió. Chicago no era más que su rival pero tenía todo bajo control. Lemos volvió a hacerse dueño y Sainz cubrió bien sus espacios, pero un blooper de Sanchez, más la influencia del viento provocó que Caballero cumpla con su oficio de 9 y no perdone la mala salida del uno local, convirtiendo así, el empate en la única jugada que tuvo.
 De ahí en más, el nerviosismo jugó su partido y las piernas no dieron más. Baldunciel, Mendoza y Melo por los abatidos Gomito, Ruiz y Barbona fueron la esperanza de un técnico que no le encuentra la vuelta al esquema, ni a sus jugadores. Chicago intentó y contó con dos claras para quedarse con los tres puntos pero ni Baldunciel, ni Mendoza pudieron definir con certeza y quedaron con el grito atragantado.
Chicago no mereció perder ante un rival inferior y que se generaba, solo, riesgos en su arco, pero la falta de físico y eficacia provocaron que hoy, el verdinegro sume tan solo un punto y quede en la tabla con cinco unidades, producto de una victoria, dos empates y tres derrotas.
Omar Labruna deberá trabajar mucho en la semana para poder enderezar este barco que de a poco pierde su rumbo. Se viene Douglas en Pergamino, y hay que ganar...