PUNTO POSITIVO

Nueva Chicago empató 1-1 con Belgrano, en Córdoba, y si bien sigue sin conocer la victoria, se quedó con una unidad valiosa. En su regreso, "Pitu" González convirtió el gol verdinegro de penal.


Pudieron ser tres puntos, pero finalmente Chicago se trajo uno de Córdoba. Una unidad que suma para la tabla en la lucha por evitar el descenso, ya que Belgrano no pierde hace 11 partidos en barrio Alberdi (4 PG y 11 PE). Sin embargo, el valor de la igualdad cuenta con mayor preponderancia en el aspecto anímico, aporta en la confianza luego de las dos derrotas consecutivas ante Guillermo Brown (0-2) en Puerto Madryn y Alvarado (0-1) en Mataderos, que dejaron al "Torito" en la última colocación. 

Rodolfo De Paoli sabía del poderío aéreo de Belgrano, que cuenta con la presencia de Pablo Vegetti, autor de seis goles en el torneo. Por esa razón, buscó evitar los envíos laterales con un medio compuesto con cuatro futbolistas, entre los que se destacó el regreso de Miceli al centro. A pesar de las dos líneas de cuatro, el "Pirata" encontró espacios a través del tándem Erramuspe-Luján, que superó a Baima-Martínez. Para colmo, el local mandó a Sequeira y al mencionado Vegetti al área por lo que Díaz y Nelle (¡Cómo se extraña a Fleita!) debieron ser auxiliados por Juárez, lo que generó un retraso en la línea media.  Y cada centro generó estupor, como ese cabezazo del 9 al travesaño. 

Chicago jugó en Córdoba con un libreto evidente: mantener el orden, jugar en bloque y apostar a ataques rápidos. En los 45' iniciales hubo un buen trabajo de Valentín Viola, quien le otorgo oxígeno al equipo a través de sus jugadas individuales (sacó un remate que obligó a volar a Rigamonti) y recibió varias infracciones que hicieron adelantar al equipo. Además, supo complementarse con Asenjo, el único delantero verdiegro. A ambos les faltó compañía de Mater (más pendiente de la marca de Techera) y de Baima, de floja labor en defensa y ataque.

El transcurso de los minutos generó impaciencia en el público celeste, que mostró su enojo por el presente de un Belgrano que no encuentra el rumbo tras el descenso, ya fue despedido Alfredo Berti y lleva seis partidos sin ganar. Es que los dirigidos por Julio Constantín habían arrrancado la segunda parte con empuje, pero sin puntería: Vegetti cabeceó afuera y Sequeira falló en la definición. Y de a poco Chicago parecía controlar el juego local, no así disimular su fragilidad en el área propia. 

De Paoli decidió mandar a la cancha a Arnaldo González en lugar de Baima para otorgarle pausa y desequilibrio individual. El "Pitu", que había recibido el alta médica esta semana luego de la lesión ligamentaria en la rodilla derecha, demostró su categoría con resoluciones individuales que no se habían visto -al menos- en esta temporada. Y a través del volante rubio, que se ubico en la zona izquierda del medio, Chicago abrió el marcador desde los 12 pasos, luego de una mano de Novillo. 

Apenas tres minutos le duró la ventaja al "Torito". Belgrano llegó a la igualdad con una exquisita definición de Sequeira, que picó a la espalda de Díaz y resolvió ante la salida de Silva. Se le escapó el triunfo a la visita, que sigue sin conocer la victoria en el torneo (siete empates y cuatro derrotas), aunque por el contexto de este partido y cómo había llegado, fue un punto positivo, debe tomarse como un nuevo punto de partida.      



AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO