"CHICAGO MOTIVA A CUALQUIER JUGADOR"

Luego de 11 años en Estudiantes de Río Cuarto, Adrián Peralta decidió llegar a Mataderos. "Es un desafío muy grande porque es un club que tiene la obligación de pelear arriba", explicó el arquero.

El 1 atajó ante Brown de Adrogué (Foto: Prensa Nueva Chicago).

Por Federico Tallarico

Estudiantes de Río Cuarto fue la gran revelación del último campeonato de la Primera Nacional. Antes de la postergación debido a la pandemia del Covid-19, el equipo cordobés se ubicaba en la segunda posición de la Zona A, a un punto de Atlanta. Una de las piezas clave fue Adrián Peralta, quien sufrió 18 goles en los 20 partidos que disputó. A través de sus sólidas actuaciones, el arquero de 31 años y 1,83 de estatura, llamó la atención de Rubén Forestello y le propuso sumarse a su proyecto en Nueva Chicago. Ayer, ante Brown de Adrogué, vistió por primera vez la camiseta número 1 y en una charla con Mundo Chicago Radio (sábados a las 11 por radio Interactiva -AM 1290-), describió sus objetivos y el presente en Buenos Aires.

-¿Con qué club te encontraste?
-Tenía una idea de lo que era el club, más que nada porque vine a enfrentarlo en el torneo con Estudiantes de Río Cuarto (NdeR: empate 1-1). Ahora, que llevo un mes, te das cuenta cómo lo vive el hincha, se ve a un club muy pasional y popular. En el día estamos tratando de armar un buen grupo de trabajo con los chicos que venían en el equipo y los que nos fuimos sumando bajo las órdenes de Darío (Forestello), que esta armando este proceso y proyecto nuevo. Se nota que es uno de los clubes más exigentes de la categoría, por eso uno garantiza el compromiso y el trabajo para llevar a Chicago a lo más alto posible.

-Estuviste muchos años en Estudiantes de Río Cuarto y se podía considerar como un área de confort, ¿cuál fue el motivo del cambio y por qué elegiste Chicago?
-Todo se inició con un llamado y el interés de Darío y su cuerpo técnico. Chicago motiva a cualquier jugador, dentro de la categoría es uno de los clubes más importantes y grandes. De mi paso por Estudiantes, estuve 11 años en la Primera División y en el último proceso se consiguieron cosas, yo tenía un gran sentido de pertenencia, era titular y existía un cariño mutuo con la gente, pero se dio mi desvinculación y en mi búsqueda de un nuevo destino apareció Chicago. No hubo mucho que pensar, uno sabe la exigencia y el compromiso que se precisa para esta institución. Seduce mucho el proyecto de Darío y del club, que tiene que estar entre los primeros puestos y eso requiere trabajo y sacrificio. Estamos comprometidos con eso. Para mí es un gran desafío salir de un lugar como Estudiantes. Estoy en búsqueda del crecimiento constante en una carrera que es apasionante.  

-Jugaste en el Federal A y B, ¿qué diferencia notás con la Primera Nacional?
-Ocho o nueve jugadores de Estudiantes venía del ascenso desde la Liga y el Federal B. Al jugador le sirve muchísimo ese aprendizaje y esa experiencia, obviamente no contás con las mismas condiciones y el entorno de una Primera Nacional. Cuando vas al Interior sabés que sos muy visitante, el contexto exterior de las canchas no es el mismo y eso hace que vos llegues muy fortalecido. Hicimos un gran torneo y terminamos segundo hasta las pandemias. Ha sido una tarea muy buena y fue la que me trajo a Chicago. Esperemos seguir de esa manera.

-Hablás de continuidad y conocimiento de un lugar, en Chicago tendrás una competencia por el puesto con Alan Minaglia, que lleva cinco años en el club.
-El grupo de arqueros me ha recibido en muy buena forma. Antes que jugadores somos personas, el respeto es mutuo y es importante que haya un buen clima de trabajo y un buen grupo humano. Si se logra eso los resultados y objetivos empiezan a llegar. Los que venimos tenemos que adaptarnos a la estructura del club y a los chicos que ya venían de antes.

Escuchá la entrevista completa


 -¿Qué objetivo tenés con esta llegada a Buenos Aires? 
-A nivel personal es un desafío muy grande, un club que tiene la obligación de pelear arriba y eso me motiva. En el día a día me doy cuenta que la decisión que tomé fue la correcta, tanto la institución como el cuerpo técnico me exigen para superarme día a día. Estoy en ese camino, espero seguir de esa forma. Uno se incorpora a un grupo de 30 jugadores y la competencia nos tiene que fortalecer, para que el beneficiado es Chicago.

-El grupo se forma de a poco, entrenaron distanciados y hace algunas semanas lo hacen en conjunto. ¿Cómo se genera el clima grupal en este contexto?
-Todos estamos en una situación particular y desconocida. Con el grupo hace 13 días que estamos entrenando juntos, pero no tenemos la chance de compartir el vestuario y eso tiene otra complejidad a lo que estamos acostumbrados. Me encontré con un grupo importante de chicos, que hace bastante están en el club y tienen sentido de pertenencia. Por ejemplo, Alejandro Melo me recibió de muy buena forma, eso para uno que viene de afuera es para destacar. En otro club me tocó recibir a jugadores que venían de afuera, sé las cosas que me gustaban de los jugadores que venían de afuera, hoy me toca estar en otro rol y por eso quiero colaborar para ayudar al club.

-¿Qué conclusiones sacás del triunfo ante Brown de Adrogué?
-En líneas generales fue un partido parejo, eso se podía dar por la larga inactividad que arrastramos ambos equipo. Creo que el amistoso sirvió por la intensidad de los dos lados, era importante sumar minutos y ponernos bien en lo físico y a nivel futbolístico. El amistoso salió bastante bien, hicimos varias cosas que venimos trabajando y nos pudimos encontrar con el gol a través de una pelota parada, que también estuvimos trabajando.

-¿Cómo evaluás tu actuación?
-Si bien fue un amistoso, uno se quedó tranquilo porque se intentó hacer las cosas bien, salieron varias que vengo trabajando. El análisis es positivo por el rendimiento grupal, más allá del resultado, y sirve pensando en todo lo que va a venir y en el resto de los amistosos que tendremos por delante. Esto es un camino largo, recién empieza, hay que pensar que este es el camino a través del trabajo, mantener la intensidad que nos pide el cuerpo técnico, el orden defensivo que en esta categoría es fundamental, y mejorar algunas cosas.  

-Fotografía: Departamento de prensa de Nueva Chicago.

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO

AUSPICIAN A MUNDO CHICAGO